Aprendiendo a ser mejores Padres Por: Raúl Bueno

166272301En estos tiempos tan difíciles que nos está tocando vivir, debemos de conocer un poco mas de nuestros hijos para relacionarnos mejor y formar jóvenes mas saludables tanto física como emocionalmente, por esto le comparto lo siguiente para hacerlo reflexionar sobre los métodos de educación que estamos utilizando con nuestros hijos.

Primero le sugiero haga una lista de conductas que a usted como padre no le gustan del comportamiento de sus hijos, le voy a ayudar un poco: Muchos niños no hacen caso, no les gusta hacer la tarea, pelean entre hermanos, hacen berrinches, no quieren comer, no les gusta participar en actividades de la casa, son desordenados, no se levantan temprano para ir a la escuela, rezongan o contestan de manera agresiva a los padres, gritan, etc. (¿reconoce todo esto?) Este tipo de conductas generalmente son muy comunes en la mayoria de los niños, y por supuesto usted puede hacer mas grande esta lista.

Pero ahora vamos a ver que hacen muchos padres ante este tipo de conducta inadecuada. Primero, la intención de los padres es que los comportamientos anteriores disminuyan o desaparezcan, y generalmente utilizan algunas o todas de las siguientes alternativas con el fin de intentar eliminar el comportamiento inadecuado de los niños, por ejemplo: gritan, advierten, quitan privilegios (no mas T.V. etc.), golpean, pellizcan, les arrojan el huarache, los comparan, o incluso los premian para que ya no lo hagan, etc. estas conductas de los padres y más, se muestran con la intención de disminuir el mal comportamiento. Pero ¿Realmente la conducta del niño cambia? Generalmente NO, la conducta sigue igual o bien en otros casos empeora, lo que quiere decir que los métodos de educación que estamos empleando con nuestros hijos, en muchos de los casos no funcionan, ya que utilizamos los métodos que nuestros propios padres aplicaron con nosotros, y que quiza si funcionaron, pero debemos de recordar que los niños de ahora no son los mismos de lo que fue nuestra niñez.

¿Y ahora qué podemos hacer?, sugiero enfatizar cuatro aspectos para mejorar las relaciones con nuestros hijos; Primero, demuéstrele amor. Segundo, promueva el respeto mutuo. Tercero, estimúlelo o resalte más los aspectos positivos. Cuarto, invierta tiempo para diversiones. Para entender mejor estos cuatro aspectos, es muy importante que busque lugares en su comunidad que le puedan dar talleres dirigidos a mejorar las relaciones con sus hijos. Nosotros somos una organización que impartimos estos cursos sin ningún costo, así que lo único que tiene que hacer es llamarnos y apuntarse para el siguiente taller de padres, me puede hablar o escribir por email.