COMUNIDAD SANA PARA EL FUTURO

 

Por Francisco García
Director del Departamento de Salud del Condado Pima

65rar

Comúnmente se dice que los niños son nuestro futuro, pero ¿sabía usted que la salud de nuestros niños hoy, es importante para la salud de nuestra comunidad del mañana? Dentro del medio de la salud pública, reconocemos que la salud de los niños empieza mucho antes que el pequeño ingrese a la escuela – empieza con sus mamás.

Incluso antes del embarazo podemos mejorar la salud de la mamá para así disminuir la posibilidad de que sus bebés nazcan prematuros o muy pequeños y quizás también prevenir algunos defectos de nacimiento.
Durante el embarazo y los primeros años, el crecimiento y el desarrollo de un niño dependen del cuidado de sus padres. Esto comienza con buenos hábitos alimenticios y de ejercicio durante y después del embarazo. Desarrollar hábitos sanos y ser activo ayuda a formar una base saludable que continuará con el niño el resto de su vida.
Nuestras enfermeras de salud pública van más allá de lo requerido, hasta reunirse con miembros de la comunidad a domicilio, para ofrecer el apoyo y la educación necesaria a padres de familia que no saben dónde o cómo empezar.

En colaboración con el estado y otras agencias a nivel nacional, nuestras enfermeras de salud pública se especializan en ayudar a mujeres jóvenes y vulnerables a ser mamás cariñosas y atentas. También prestan su apoyo y asesoran a familias jóvenes que por una u otra razón, no tienen el respaldo de familiares cuando se les presenta alguna duda o preocupación. Las enfermeras se reúnen con familias directamente en sus hogares y comparten información, responden a preguntas y ayudan a conectarlos con recursos locales que ofrecen servicios de educación gratuitos a padres de familia.

A través de nuestro programa, Nurse Family Partnership, una enfermera se reúne personalmente con mujeres jóvenes que por primera vez van a ser mamás y que apenas están en su primer trimestre. La misma enfermera se queda al lado de la mamá hasta que el niño cumple los 2 años de edad. A través de este respaldo, las nuevas mamás aprenden como su propia salud incrementa la posibilidad de que su hijo crezca sano. La enfermera se reúne con la futura mamá para proveer información, brindar apoyo y enseñar cómo el bebé crece y se desarrolla durante los primeros años.

Los niños que empiezan sus vidas de manera sana, crecerán y se desarrollaran a un ritmo saludable, tendrán menos problemas de salud, y son más probables a sobresalir académicamente. Es por eso que el año pasado, las enfermeras de salud pública del Departamento de Salud del Condado Pima ayudaron a casi 600 padres de familia y niños alcanzar su nivel de salud óptima.

“Para Amy y para mí, ser padres ha sido algo difícil y gratificante a la vez, pero no puedo imaginar cómo lo hubiéramos hecho solos o sin el apoyo y los consejos y experiencias de nuestros familiares y amigos. No todos tienen éste tipo de apoyo.

Nuestras enfermeras de salud pública se esfuerzan en llenar el vacío en estos jóvenes y ponen en sus manos los recursos necesarios para ayudarlos a ser el tipo de padres que ellos desean ser para sus hijos. Desde antes de la concepción y especialmente durante el embarazo y los primeros años de vida, es como nosotros construimos una comunidad saludable para todos, en todo lugar, todos los días.