EL DISCURSO QUE CIMBRÓ AL MUNDO Por: Gilberto Erick Watts

47azbLa historia nos recuerda que el 28 de agosto de 1963, frente a doscientas cincuenta mil personas, teniendo como marco el obelisco de la democracia y el espejo de agua del lago frente al Capitolio en Washington D.C., el Doctor Martin Luther King Jr. pronunció el Discurso de la Unidad para todos los seres humanos.

Textualmente dijo:
“Tengo un sueño, de que los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad”.

Con este discurso, se inició en todos los Estados de los Estados Unidos de América, una marea legislativa para el reconocimiento y vigencia de los Derechos Humanos, no solo para Estados Unidos, sino para todos los miembros de la humanidad.

Las leyes de reconocimiento de los Derechos Humanos, fueron iniciadas por el Presidente Kennedy, pero después de que fue asesinado, fueron puestas en vigor por el Presidente Johnson y estas se han ido esparciendo por todos los confines y países del mundo.

Pero hay que tomar en cuenta, que cuando la Ley reconoce la existencia de un derecho, ella solamente es el inicio de la vigencia de ese derecho, pues para lograr su respeto, es un largo camino que todavía no termina.

Por ello se dice que: la mesa de la hermandad está servida, pero son pocos los comensales que quieren participar en ella.

Han pasado muchos años de que el Dr. Luther King pronunció el Discurso de la Unidad y por la historia observamos que en el mundo se han librado y se siguen librando guerras por diferencias raciales y por diferencias religiosas.

Es más, su propio creador el Dr. Martin Luther King Jr. cinco años después de haberlo pronunciado y no obstante que en 1964, fue galardonado con el Premio Nobel de La Paz, el Dr. Luther King fue asesinado por un extremista, evidentemente para quitarle fuerza a su discurso.

La lucha de los seres humanos para lograr el respeto a su integridad como hombres, tiene que librarse día a día, momento a momento, pues es un largo camino de valor, coraje, mucha inteligencia y estudio.

Por ello, el Discurso de la Unidad, pronunciado el 28 de agosto de 1963, marcó el inicio de una de las luchas que el hombre ha sostenido para afianzar su propio valor y alcanzar su propia integridad.

Sin embargo, aún seguimos repitiendo las palabras de inicio del discurso del Dr. Luther King: “Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, verdades que son evidentes, que todos los hombres han sido creados iguales”.