¿DÓNDE ESTÁ EL DINERO?

Estamos acostumbrados a pensar en varios tipos de dinero que por cierto están muy lejos entre ellos. 

Uno, es el dinero de nuestro presupuesto el que recibimos por semana, por quincena o mensualmente, nunca nos alcanza y por mas que mentalmente tengamos distribuidos nuestros pagos ‘bien matemáticamente’, la realidad es que: ¡Nunca nos alcanza! 

Pensamos que es por la inflación en los costos o la depresión económica mundial o que ya nos va a alcanzar porque los productos agrícolas los van a cultivar cerca de nosotros o quizá la globalización de manera contraria, nos va a traer los mismos precios de lo que cuesta un mismo artículo en China o en la India, pero el caso es que nunca nos alcanza. 

Otro tipo de dinero, es el que se cuenta en cientos de millones y billones de dólares que es un dinero destinado al gasto público, al ejército, al armamento, a los servicios de salud a inversiones que en una o en otra forma nos llegan a beneficiar. 

Pero hay un tercer tipo de dinero que sus cantidades no son tan públicas, me refiero al dinero de las grandes transacciones, al dinero que se maneja en la bolsa de valores, al que se utiliza en las grandes compañías, cuando una adquiere los bienes de otra gran compañía que por mala administración llegó a la quiebra. 

De este último dinero no sabemos como se va acumulando, solo se llega a publicar, que se hizo una transacción ‘súper billonaria’ por la compra de los bienes de una a otra compañía, pero nunca supimos como se acumuló, ni tampoco supimos como se ha multiplicado en tal forma que sus montos compiten con los presupuestos de los estados o de la nación entera. 

La distribución del dinero en el mundo es altamente dispareja, pues recientemente fue publicado en los medios el hecho de que unas cuantas personas, no mas de 300 familias y personas en el mundo, son dueñas y manejan mas de las tres cuartas partes del dinero que circula por todas partes. 

Ojalá algún día ese dinero que en cantidades ‘súper grandes’ manejan unas cuantas personas en el mundo, pueda llegar a la población a la que su dinero nunca le alcanza. 

Por: Gilberto Erick Watts 
Comentarios: licgwatts@hotmail.com