Día de Muertos celebración Mundial

Coloridos altares de muertos adornan las casas y catrinas desfilan por las calles en México y en lugares con fuerte presencia o influencia cultural mexicana. El pan de muertos llena las alacenas y se comparte con un delicioso chocolate caliente, mientras que los versos satíricos o “calaveras” hacen burla de la muerte y alegremente caricaturizan a las personas.

El peregrinar de los mexicanos a los camposantos muestra el respeto y afecto a los seres queridos que ya partieron y, así, noviembre es al mismo tiempo, un mes de alegría y de nostalgia. La tradición mexicana es el encuentro de culturas, de los pueblos prehispánicos con el Día de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos del cristianismo a la usanza española.

Sin embargo, aunque la tradición mexicana es quizás la más festiva, colorida y alegre celebración de los muertos, otros pueblos hermanos de la tierra honran a sus difuntos en diferentes épocas del año y de distintas maneras.

Japón honra a sus muertos de acuerdo a tradiciones budistas muy locales, arraigadas desde hace siglos. Vestir un kimono y realizar danzas, festivales y ofrendas a los difuntos, también son actos de interacción con la comunidad y, de acuerdo a cada ciudad, los festejos varían de fecha entre julio y agosto.

Los antiguos pobladores de Irlanda, Escocia, Galicia, Gales y otras regiones celtas de Europa, también establecieron hace siglos el culto a los muertos. El Samhain celebraba en Irlanda el final de la temporada de cosechas y la apertura al otro mundo. La festividad se describe como una comunión con los espíritus de los difuntos y, su asociación con el cristianismo, dio pie a una nueva fiesta, llamada en inglés “All Hallow’s Eve”, hoy en día, con todas sus variantes, Halloween.

Tailandia, Nepal y otros países asiáticos de tradición budista, también celebran a sus muertos con danzas, ofrendas y rituales, y los monjes encabezan ceremonias acordes a sus creencias religiosas. En Haití, país americano con fuertes raíces africanas, sus pobladores también hacen danzas y rituales típicos para celebrar a los muertos, visitan los cementerios y honran a los “loas” o divinidades heredadas por los esclavos y que forman parte de la práctica del vudú en ese país.
En España, tradicionalmente es un día de reflexión y recuerdo de los seres queridos, heredada a su vez a los otros países hispanos de América, con particularidades en cada uno de ellos.

Así, con la colorida y alegre tradición mexicana, hagamos partícipes de las fiestas típicas a nuestros familiares y amigos en este país en el que vivimos, y aprendamos de los festejos que otros vecinos también puedan compartir con nosotros sobre esta tradición milenaria, de respeto a los ancestros.

 

Enrique A. Gomez Montiel
Cónsul Adscrito de México