“LOS FRUTOS DEL ESFUERZO”

Inicio julio compartiéndote esta reflexión basada en el pasaje bíblico de.
Prov. 24:10
“Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida”.
Por el contrario, si fueres esforzado en el día de trabajo tu fuerza será aumentada”.
Tu vida es como una herramienta auto afílate, cuanto más se usa más filo tiene, y cuanto más tiempo está en desuso más se desafila.
Hay personas que frente a una tarea o a un desafío esperan a tener fuerzas para encararlos, postergando su comienzo y debilitándose así cada vez más.
No esperes a tener toda la fuerza disponible al comenzar algo, porque esta vendrá durante el proceso.
Necesitas entender que cuanto más hagas más podrás hacer y cuanto menos hagas menos podrás hacer.
Por eso hay gente que cada vez hace menos y cada vez tiene menos fuerzas y, si no rompe ese círculo vicioso, cada vez será peor.
Por el contrario, vemos personas que cada vez hacen más y cada vez tienen más energía y, si continúan con este círculo virtuoso, estarán siempre vigorosas.
Tu oficio(profesión) cualquiera que este sea también es una herramienta auto afílate y, cuanta más diligencia le pones a tus talentos y habilidades, te conviertes en alguien más útil para el mundo que te rodea y, obviamente, más pleno(a) vives.
Si en este tiempo ves que tus fuerzas han sido reducidas, lejos de parar te tenéis que activar. Aleja la depresión de tu vida y frente al trabajo y los desafíos no seas flojo(a) sino esforzado(a).
Empieza hoy mismo tu proceso auto afílate entendiendo que esto depende de ti y no de otros, comprende también que esta batalla se libra en el interior y nadie la puede pelear por ti.
Estamos diseñados espiritual, mental, emocional y físicamente para desarrollar tareas y encarar desafíos.
Cada vez que terminas una tarea o superas un desafío, experimentas un brote de gozo, de energía, de entusiasmo y de vigor, elevando así tu autoestima y tu respeto por ti mismo(a).
Cada vez que dejáis cosas sin terminar o eludes desafíos te entristeces, te desanimas, te desalientas, y te entumeces disminuyendo así tu autoestima y tu respeto por ti.
Te animo a que hoy mismo comiences tu proceso auto afílate en todas las áreas de tu vida y de esta forma seas bendecido y de bendición a los demás.
Yo bendigo tu vida para que, en este tiempo, con la guía de Dios, puedas realizar lo que te propusiste en la actualidad y cosas mayores en el futuro.
Y recuerda esta poderosa frase “No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”