El Joven y la toma de Decisiones

group of happy peopleRaul Bueno                                                                                                                                 Southside Coalition

(520) 373 -5702                                                                                            rbuenopepebarronacademy.com

En la adolescencia aprender a tomar decisiones es uno de los aspectos de gran relevancia, ya que al tomar decisiones equivocadas les pueden traer consecuencias catastróficas e irreversibles que los afectan de manera personal, familiar, etc. Por lo que el adolescente debe aprender de manera consciente que la toma de decisiones debe favorecer su calidad de vida y autorrealización, aprender a decir no, formar su personalidad, carácter, autoestima, así como conocer derechos y obligaciones de cada etapa de su vida, practicar la asertividad, y ser responsables de su libertad. La siguiente reflexión fue escrita por un joven de nuestra escuela, quien es un ejemplo de responsabilidad a pesar de su juventud, por lo que le pedí que compartiera su experiencia en este tema, su nombre es

Edwin Beraud.
Los últimos dieciocho años, he tomado bastantes decisiones que han moldeado mi vida. La educación que he recibido de mis padres y de las escuelas a las que he asistido, han sido la clave para que varias de mis decisiones tengan un resultado positivo. Por lo anterior, tengo una recomendación para cuando tengan que tomar una decisión. Siendo joven o no, es muy importante siempre educarse, leer, aprender, no solo de la escuela, también de la experiencia de los adultos cercanos a nosotros y por supuesto aprender de nuestra propia experiencia.

Con la educación y la experiencia que adquirimos estamos siendo personas responsables como para tomar decisiones correctas. Sin embargo, también sabemos que éstas no son a prueba de fracasos, en ocasiones tomaremos la decisión que creemos correcta y acabaremos con un mal resultado. Lo que hay que hacer en esta situación es aprender de las malas experiencias, en vez de quejarnos, para que el día de mañana podamos tomar mejores decisiones como adultos responsables.